3.11.2011

Deseos

Hoy, como siempre, en un día cotidiano
mientras observaba tus carnosos labios y tu cabello juguetón,
me hablabas de algo que no recuerdo muy bien;
tal vez porque el brillo de tus ojos aumentaba extrañamente
cuando se cruzaba con mi mirada;
sabías que son pequeñas incitaciones.

Te besé, no me pude contener,
me correspondiste y te abracé;
y luego no supe qué más hacer...

abrí los ojos y seguías con esa amplia sonrisa,
esa linda media luna que tenías desde antes de que me perdiera
en lo más hondo de mis deseos pensamientos... contigo.
 
;